25 jun. 2016

Tast a la Rambla 2016

El fin se semana del 9 al 12 de junio se celebró la tercera edición del "Tast a la Rambla", un evento gastronómico que, por unos días, lleva a la calle la mejor cocina.



En los stands que había en la parte baja de la Rambla, la que toca al puerto, se pudieron saborear muchas tapas y platos de excelentes restaurantes de Barcelona, algunos con estrella Michelin. Pasear era admirar un plato tras otro.






Personalmente, quiero destacar cuatro que probé:

Arroz Venere con sobrasada y queso de Maó (Semproniana)


¡Qué maravilla!!! Pensaba que al tener sobrasada pecaría de graso, pero Ada Parellada nos sorprendió con un arroz con mucho gusto, en el punto exacto de cocción y nada pesado. Fue una sorpresa encontrar arroz crujiente que daba una textura especial al plato, aromatizado con el siempre buenísimo queso de  Maó. ¡Había ganas de repetir!


Pão de queijo con costilla ahumada (Boteco Fogo)


El restaurante del que es socio el conocido futbolista Dani Alves llevó a la calle una delicia típica de Brasil: el "Pão de queijo", un pan de queso hecho con harina de yuca. Cuando se come esta maravilla se corre el riesgo de encontrarse con un pan con un punto de sal subido, pero los fogones de João Alcántara hacen un pan muy equilibrado y sabroso. Hacía de bocadillo de una costilla de cerdo delicadísima, bien cocinada y con mucho aroma. Hizo recordar la auténtica receta a una brasileña como mi mujer.


Cheesecake (Pastisseria Canal)




Con la forma de un Mini Babybel, la Pastisseria Canal presentó un delicioso cheesecake con frambuesa. Era un semifrío con gusto de queso cremoso (bueno y nada pesado) que envolvía una gelatina de frambuesa que daba un contraste ácido a la cremosidad del queso. ¡Un trampantojo!


Mini-cronut (Chök)




Sinceramente, la primera vez que probé un cronut me decepcionó, ya que era el dulce de moda y no eras nadie el tendencias gastronómicas si no lo habías probado. Me resisití mucho a dar el paso y probar esta moda pastelera... Pero la curiosidad pudo más que yo. Y no no encontré para tanto. Pero el mini-cronut que trajeron los de Chök fue algo diferente, pues no era una masa seca y pasada de azúcar, sino una preparación ligera que combinaba a la perfección con la fruta que llevaba por encima.

¡Nos quedamos esperando la siguiente edición!

No hay comentarios:

Publicar un comentario